Quiénes somos

A la Federación Catalana de Drogodependencias (FCD) trabajamos en el ámbito de las drogodependencias y las adicciones influyendo en las políticas públicas porque beneficien a las personas consumidoras y/o adictas, sus familias y a la sociedad en general.

Nuestro objetivo fundamental es facilitar un espacio de intercambio y apoyo a las entidades que trabajan en el ámbito de las drogodependencias, y representarlas de forma colectiva ante la sociedad y las administraciones, promoviendo soluciones y alternativas a las problemáticas que generan las drogodependencias en las personas y en la propia sociedad. 

Lideramos estrategias de intervención en el ámbito de las drogodependencias y las adicciones, siente referentes ante la administración pública, el tercer sector y la sociedad.

COMPROMISO

La FCD asume una obligación contraída con la sociedad, con la persona afectada, con sus familiares, con las entidades que se involucran, con los y las profesionales que intervienen y con las administraciones competentes, para responder conjuntamente ante las dificultades vitales que las drogodependencias comportan.

PARTICIPACIÓN

La FCD se ve como parte de un todo más extenso. Es compartiendo objetivos y manteniendo una presencia activa, complementaria, co-responsable y propositiva, como pretende influenciar, escuchar y hacerse escuchar.

COHERENCIA

La FCD es independiente de anclajes confesionales, ideológicos o corporativistas. Desde la consistencia de su pensar, hacer y decir, hace su aportación específica adaptándose a las necesidades y sin ceder a los tópicos ni a los estereotipos limitantes.

INCLUSIÓN

Fomentamos una sociedad que incorpore la realidad compleja y plural, con todas sus personas protagonistas.

Hacemos Red

La FCD està present en diverses plataformes, públiques i privades, des d’on treballa amb l’objectiu de defensar els interessos de totes les entitats que formen part del sector i a les quals representa legítimament. Així mateix, la participació en aquestes xarxes permet que la FCD estigui present a d’altres plataformes d’abast més ampli.

Taula d’Entitats del Tercer Sector Social de Catalunya

La Taula del Tercer Sector es una organización de tercer nivel formada por 32 federaciones y agrupaciones que aglutinan en conjunto cerca de 4.000 entidades sociales no lucrativas: asociaciones, cooperativas, fundaciones, empresas de inserción y centros especiales de trabajo.

 

UNAD

La UNAD es una organización no gubernamental de ámbito estatal, sin ánimo de lucro, que trabaja en el ámbito de las drogodependencias y los problemas derivados de estas. Tiene federadas más de 250 entidades en todo el Estado español.

 

CAB, Consejo de Asociaciones de Barcelona

El CAB es la plataforma inter-asociativa de la ciudad de Barcelona por su representatividad, legitimidad, capacidad de interlocución y de organización del sector asociativo.

 

CMBS, Consejo Municipal de Bienestar Social

Lo CMBS es el órgano consultivo y de participación del ámbito de bienestar social a la ciudad de Barcelona.


Codi Ètic

El Codi Ètic de las asociaciones de Barcelona es un instrumento de asesoramiento, conducta y autoregulación, que recoge todas aquellas premisas necesarias para que las diferentes asociaciones de la ciudad que trabajan dentro de un margen de valores cívicos estén reflejadas.

 

 

Portal de Transparencia

Información institucional

Denominación
Federació Catalana de Drogodependències / Federació Catalana d’Entitats d’Ajuda al Drogodependent

Registro de Asociaciones de la Generalitat de Cataluña
nº 76 de la sección 2ª de la demarcación de Barcelona

Domicilio
Quevedo, 2 – Bajos – 08012 Barcelona

CIF

G59921858

 

Plan estratégico 2015-2019

Memoria de actividades 2018

Balance económico 2018

Posicionamiento

Consideramos que las políticas de drogas, entendimientos como el conjunto de leyes y programas referidos a la materia de drogas, tienen que estar basadas en los derechos humanos y en la evidencia científica y ser evaluadas con rigor en cuanto a los beneficios que reportan y los costes económicos, sociales y personales que comportan.

Es por eso que entendemos que las políticas de drogas se tienen que basar en la salud pública y el respecto a los derechos humanos.